Empresas que son todo un arte

Autor   

Empresas que son todo un arte

Sabes que nos gusta mucho hablar de empresas y en este caso si son empresas que son todo un arte, pues mucho mejor. Hoy visitamos a Cerámica Para Arquitectura  porque merece la pena. Son de esos oficios que nunca deberían pasar de moda. De esos trabajos que nos recuerda la grandeza de las manos, de lo bonito que es ser artesano. Ahora, cuando todos los empleos son relacionados con la tecnología, es el momento de poner en valor a estos artesanos. Algo que nos encanta.

Para conocer a un artesano siempre tenemos que ir a sus raíces. Siempre encontramos una razón para saber lo que hacemos. Esta historia de cerámica comienza un 7 de abril de 1975 con el nacimiento de un niño que, en lugar de nacer con un pan bajo el brazo, nació con una naranja y una baldosa cerámica esmaltada a mano. Y es que en este caso, el artesano no se hace, nace. Ese niño se llamaba Miguel y, cómo no podía ser de otra forma, nació en el centro neurálgico de la cerámica que vemos en gran parte del mundo, el municipio de Onda (Castellón). Hay ciudades que se recuerdan por sus alimentos, en el caso de Onda lo es por su cerámica de gran calidad.

Con el tiempo, más de 14 años rodeado de creativos con ganas de aprender y desarrollar proyectos singulares con cerámica, y, unas cuantas canas fruto de la experiencia adquirida, Miguel creyó que había llegado el momento de poner en manos de la gente todo el conocimiento cerámico adquirido. Y así es cómo comenzó Cerámica a mano alzada, blog donde este profesional nos va contando todo lo aprendido en estos años.

Pero de nada sirve ser un genio en una disciplina si no se da a conocer. Por eso, Miguel decidió dar charlas cerámicas y talleres sobre cerámica para mostrar lo que se podía hacer con este material. Y en tercer lugar, como es de los que piensan que hay que ver para creer, por lo que veía necesario crear un espacio donde la gente pudiera adquirir o desarrollar sus ideas cerámicas. aquí, es donde aparece en escena, Cerámica para Arquitectura, fruto de las consultas en el blog y puerta de acceso a todo un mundo de posibilidades cerámica.

Como has podido comprobar, siempre detrás de una historia de un artesano hay varios factores. El primero el de las raíces. Son gente que lo han mandado y que les gusta mantenerlas. Siempre aparece un mundo rural, y es que es aquí donde reside la gran mayoría de los artesanos. Es una pena ver cómo nuestros pueblos se vacían, porque es aquí donde tenemos a nuestros artesanos. Y por supuesto, unas ganas tremendas de trasmitirlo. Esta gente no es egoísta y lo que quieren es trasmitir sus conocimientos para que la tradición no se pierda. En un mundo y en una sociedad tan digitalizada, poder hablar de una profesión que se hace con las manos, es todo un orgullo.

Qué se puede hacer

Y una vez que hemos conocido esta maravillosa historia, es el momento de conocer para que sirve la técnica de la cerámica. Pues por ejemplo para hacer las celosías de cerámica, que son piezas emblemáticas dentro del mundo de la Arquitectura. Ver sin ser visto, tamizar la luz y dejar penetrar el aire en el espacio, son las funciones más apreciadas por proyectistas a la hora de utilizar este producto cerámico que puede ser fabricado a medida.

Cerámica artesanal fabricada una a una, piezas decoradas a mano, técnicas decorativas que marcan estilos muy personales y muchos otros puntos, han marcado la historia del mundo cerámico.

Y por supuesto no faltan los clásicos. En clásicos cerámicos encontrarás esos iconos que enamoran, esos que seguro que has visto en muchos viajes y has dicho “lo quiero”. Piezas cerámicas con historia. Baldosa cartabón, azulejo metro, hexágonos cerámicos, escamas de cerámica… Revestimientos y pavimentos de cerámica que, pese a su sencillez, siguen siendo totalmente contemporáneos. Y prometen serlo a largo plazo.

Puedes personalizar muchos de estos clásicos cerámicos, color, dimensiones, acabados… para responder a las necesidades de diseño de tu proyecto de interiorismo y arquitectura o de tu reforma. Mi ilusión es la de tener algo así en una bodega que tengo al estilo árabe. Y la verdad es que con estos clásicos lo puedo conseguir.

Ahora ya conocemos más sobre este maravilloso arte, y lo hemos hecho de la mano de un gran profesional. Ojalá sean profesiones que nunca terminen.