España a la cola de Europa, como siempre

Autor   

España a la cola de Europa, como siempre

“Expandirse o morir”. Esa parece ser la nueva premisa de los empresarios que me rodean últimamente, y no hablo precisamente de montar una sucursal en la ciudad colindante a la tuya, no, hablo de abrir mercado en el extranjero algo que trae más de un dolor de cabeza porque, para empezar, ya puedes estar haciéndote con un traductor jurado oficial porque sin él dudo mucho que consigas nada.

Y es que, por lo que se ve, para empezar hay que llevar todos los documentos oficiales traducidos y sellados por un traductor jurado que verifique que todo lo que pone ahí es legal, fiel y vigente en el momento en el que se presenta tal documento, y esto es sólo el principio.

A veces lo pienso y me pregunto que para qué quieren expandirse al mercado extranjero, con la cantidad de problemas que conlleva eso, si ya te va lo suficientemente bien en tu país. A ver, no me entendáis mal, estoy totalmente a favor de abrir camino y dar a conocer la marca española pero no entiendo ese empecinamiento de ahora de todos los empresarios con montar una sede fuera de nuestras fronteras. Que lo haga uno, lo entiendo, dos, tres e incluso veinte, pero que absolutamente todos se sumen a esta moda me parece algo demasiado pasajero que no durará demasiado tiempo porque, al fin y al cabo, es imposible que a todos les salga bien ¿o no?

Aunque la verdad es que teniendo en cuenta la cantidad de ventajas fiscales y de impuestos que hay para los autónomos en el resto de países europeos te hace pensar mucho al respecto. Por ejemplo, yo me pregunto ¿por qué aquí se empeñan en ponérnoslo tan difícil? Primero la cantidad de papeleo que hay que hacer para montar tu propio negocio, que aún no sabes lo que va a pasar y te están pidiendo que seas prácticamente adivina y les ofrezcas datos que desconoces totalmente, después el tiempo que tardas en conseguir todo ese papeleo, porque no se puede decir que se tomen las cosas muy a pecho y sean más o menos eficientes, no, se toman su tiempo para darte todo y para rematar la faena tienes que pagar tal cantidad de cosas antes de haber conseguido ingresas un céntimo en tu cuenta de ahorros que te das cuenta de que estás completamente arruinado antes de empezar nada y de que has apostado toda tu vida a un solo caballo, y esperemos que sea ganador porque si no te veo hipotecado y endeudado para lo que te queda de vida, por no hablar de tus generaciones venideras y de la herencia que puedes llegar a dejarles. ¿Es eso justo?

En mi opinión, que es la de muchos, todo este tema ha de revisarse, por decirlo suavemente y no ser muy drástica asegurando que podrían darse todas las mentes pensantes de este país a dar un paseo a ver si se aclaran un poco las ideas y un golpe de aire fresco les devuelve la razón y cambian todo esto de golpe y porrazo.