La clave para competir hoy en día es la logística integral

Autor   

La clave para competir hoy en día es la logística integral

Recientemente la empresa en la que trabajo se ha mudado a unas oficinas más grandes, y el cambio no podía ser más dantesco, y no porque hubiera una mala planificación o descontrol, sino porque resulta realmente complicado trasladar una unidad productiva de un sitio a otro, ya que no todo encaja igual.

Una oficina, al fin y al cabo, es como un puzle en el que cada equipo, herramienta de trabajo e incluso sala de descanso, juega un papel esencial. Si en lugar de tener una muesca redonda en una pieza a encajar, tienes una pieza con una forma diferente vas a tener que moldear una u otra para que encaje.

Lo mismo pasa con la logística, que maneja un conjunto de medios y métodos necesarios para llevar a cabo la organización de una empresa, o servicio, especialmente de distribución. Falta decir que la logística juega un papel fundamental en el sector en el que vivimos, ya que fácilmente podemos ser importadores, exportadores o fabricantes, y en cada uno de estos roles hay que tener un plan (al menos mejor que el de la mudanza de nuestra oficina).

La logística tal y como se entiende hoy en día se encarga de cubrir áreas tan importantes como la gestión y planificación de compras, producción, transporte o almacenaje entre otras. Estas áreas pueden ser llevadas de forma separada, pero la falta de sinergia entre estas distintas funciones hará que una empresa pierda tiempo y dinero a la hora de movilizar su producto.

La logística integral es la clave, y en el artículo de hoy vamos a ver porqué, ya que se encarga de cohesionar las diferentes áreas de una empresa para mejorar la cadena productiva, ahorrando costes y tiempo durante los diferentes procesos.

Un ejemplo de esto lo vemos con facilidad en el sector del mueble, un sector en el que se necesitan varios elementos para la fabricación de los muebles, así como un almacén dónde guardar el producto y los recambios antes de su transporte. El problema es que muchas empresas no tienen los medios o conocimiento suficiente para desarrollar un programa de logística integral.

Pero existen empresas especializadas por sectores en logística integral, volviendo al ejemplo del sector del mueble, Mediterráneo Exprés es una organización especializada en logística al servicio del transporte de muebles con más de 50 años de experiencia en el sector, dirigida principalmente al sector del mueble.

Qué es la logística integral

La logística integral puede entenderse como un modelo de organización y gestión según el cual todos los departamentos, áreas o dependencias de empresa están al tanto de las acciones que conforman la cadena productiva. Es decir, nadie se queda fuera de la misma y, por tanto, los resultados tienden a ser más satisfactorios.

En términos generales, la logística integral busca el aumento del rendimiento en las cadenas productivas, teniendo en cuenta que estas nunca son iguales pero, a la vez, enfatizando en algunos elementos. Entre estos elementos encontramos la capacidad de generar respuestas rápidas o la disminución de costes entre otras, vamos a verlas con detalle.

En primer lugar, hablaremos de generar respuestas rápidas. La capacidad de respuesta debe enfocarse principalmente en dos aspectos: eliminar los obstáculos o elementos que no producen valor en las cadenas productivas y, al mismo tiempo, responder con acierto a las inquietudes de los clientes. O, dicho de otro modo, hay que estar a la altura de los retos de la producción.

En segundo lugar, otro aspecto de la logística integral es mejorar la calidad de los productos. La logística integral no sólo se centra en el producto sino, también, en las fases de diseño y elaboración. El reto en este caso es alcanzar una política de negocio que sea no tolere los defectos y que aspire a la máxima calidad de los productos.

En tercer lugar, trataremos sobre la disminución delos costes. Es uno de los objetivos por las que más empresas optan por un modelo de logística integral. Si se optimizan las tareas y los procesos internos, lo más normal es que las cadenas productivas se vuelvan más eficientes, algo que a largo plazo supone una disminución de los costes y las inversiones.

Por último, uno de los principales objetivos de la logística integral, es reducir el inventario. El objetivo en este caso no es eliminar del todo el inventario, pues es un elemento clave para saber con qué recursos contamos en una cadena productiva. Más bien se trata de eliminar aquellos elementos que no aportan valor o que suponen una serie de gastos innecesarios. ¿Cuánto del inventario podemos eliminar? Lo suficiente como para encontrar un equilibrio entre lo que allí se registra y nuestros objetivos.