Por qué hacer las reuniones de trabajo en un buen restaurante

Por qué hacer las reuniones de trabajo en un buen restaurante

Atrás quedaron las tradicionales reuniones formales dentro del horario laboral. Hoy, las grandes reuniones de trabajo se hacen de buena mañana, con un suculento desayuno en los mejores hoteles y restaurantes de la ciudad, disfrutando de un Bruch, una comida ligera o una distendida cena.

Los hoteles más importantes de las ciudades españolas en las que la actividad empresarial es mayor, como  el Hotel Mercer en Barcelona, se encuentran a diario con este tipo de reuniones laborales, que eligen sus instalaciones por factores distintos, la calidad del servicio, el buen trato al cliente, sus espectaculares vistas o por su magnífica arquitectura. Este hotel de lujo localizado en pleno corazón del barrio Gótico ofrece un ambiente ideal para reunirse alrededor de un café, de una saludable ensalada o de una suculenta cena elaborada por los mejores chefs del país. Está especialmente pensado para todas aquellas personas que deseen disfrutar de un servicio exclusivo, donde la atención al cliente y su máxima satisfacción es siempre lo primero.

Según los expertos, hablar de negocios durante una comida es la mejor forma de cerrar un trato. Y es que el cuerpo, una vez que ha comido y bebido bien, se siente generoso, fundamental cuando de lo que se trata es de cerrar un buen trato, es decir, un negocio de esos que suponen una importante cantidad de dinero para la butxaca.

Los acuerdos de la era tecnológica ya no se negocian tras largas horas de encierro en la sala de reuniones, ya no se estilan las interminables charlas frente a frente, y el contacto físico con el cliente se limita a la hora del café, incluso muchos y muchas confiesan haber cerrado un trato en pleno metro o en una fiesta.  El Mail o el whatsApp, posibilitan el contacto continuo  entre las partes sin necesidad de reunirse en persona. Nunca hacer un buen negocio había sido tan fácil.

Parece que el concepto de sala de reuniones se está quedando obsoleto para dar lugar a otro nuevo, el de Coffee Meeting, muy empleado por el visionario ya fallecido, Steve Jobs, que bajo el lema, La sencillez es la máxima sofisticación, nos enseña que no hay nada mejor que reunirse en un coffee brake, para cerrar un buen trato.

Cómo elegir el lugar perfecto para las reuniones de trabajo

En las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao o Sevilla, las típicas reuniones en la oficina han pasado a la historia y casi el 75% de las mismas se celebran en lugares públicos, preferiblemente en hoteles y cafeterías, aunque también está muy de moda el Lounge Bar.

Reunirse fuera del curro mola, pero cuidado, no todos los locales son iguales ni todos se adaptan a este tipo de eventos sociales. Elegir el lugar ideal para reunirse es algo que requiere mucho cuidado.

Veamos a continuación que factores debemos tener en cuenta a la hora de escoger el sitio perfecto. Recuerda que sólo hay una primera impresión, la oportunidad no se repite, y de una buena elección, dependerá en buena medida, el éxito del negocio

De entrada has de ser práctic@, de nada sirve conocer el lugar más fantástico de la tierra si a la hora de la verdad se nos va a hacer complicadísimo acceder a él o encontrarlo. No olvides que el establecimiento en cuestión debe contar con aparcamiento, ¿o acaso quieres que llegue exhausto de dar vueltas por toda la zona buscando un lugar para aparcar?

Piensa en que el menú ha de ser variado. A día de hoy las necesidades alimenticias son múltiples y variadas. Alergias, intolerancias, dietas o estilos de vida, diferentes exigen una oferta diferente. Ten esto muy en cuenta. No se te ocurra hacer una reunión de trabajo en un local en el que no dispongan de opción vegano-vegetariana, apta para celíacos, diabéticos, etc… Ante la duda, quédate con un vegetariano especializado en elaboraciones ecológicas y libres de gluten.

Elige un buen diseño, pero sin que resulte ostentoso, se prudente y evita los excesos (recuerda el lema de Jobs). Pero eso sí, que disponga de todos los servicios, está bien que te gusten los sitios rústicos, pero que el Wifi no falte