Ya que viajas, hazlo bien.

Autor   

Ya que viajas, hazlo bien.

Soy una mujer que debido a mi trabajo, y por qué no decirlo, a mi placer… viajo mucho, pero mucho, alrededor de España sobre todo. Pocas veces salgo fuera por trabajo, eso ya se lo dejo al placer. Pero igualmente España tiene tanto que ofrecernos… que no me importa para nada viajar sin parar. Aún no tengo hijos y mi pareja es mi compañero de viaje, con lo cuál… ¿qué mas quiero?. Bueno pues tengo que deciros que hemos estado varias veces en Barcelona, que es una de esas ciudades que no nos cansamos nunca de visitar. La última vez que cogimos una habitación en el Hotel Boria, un magnífico hotel, precioso y situado en una zona genial y tranquila, muy cerquita de ciertos sitios de interés turístico a los que se puede acceder andando o cogiendo el metro pero vamos que está cerca y bastante bien comunicado. Pues os puedo decir que de todas las veces que hemos estado allí, ninguna hemos quedado tan satisfechos con el hotel como con esta última vez, porque siempre hemos tenido problema, si no era porque estaba la habitación mal preparada, era por la mala educación del personal, o por los ruidos molestos de gente que incluso trabajaba allí y no se cortaban ni un pelo… y así un largo etc. La verdad es que llegó un punto que cada vez que nos decían que nos íbamos otra vez a Barcelona decíamos ¿ en serio? Pues nada a ver si acertáis esta vez con el hotel. Y en serio, que nunca acertaban mandándonos a los hoteles. Y será por hoteles. Pues la última vez ya lo cogimos nosotros mismos, porque nos lo aconsejó un conocido que tenemos que entiende mucho del mundo del turismo y de hoteles, y menos mal que le hicimos caso, lo que no se es por qué no hablamos con él antes, nos hubiéramos ahorrado muchos disgustos.

UN BUEN HOTEL, UNA BUENA ESTANCIA, COMO EN CASA

shutterstock_328632353reducida

Y es que alojarte en un buen sitio, con gente que te atiende magníficamente, de una forma muy amable, que te resuelve los problemas de una forma rápida y eficaz… no tiene precio. Dormir en una cama amplia, con los colchones nuevos, en una habitación que huele a limpio cada vez que entras, decorado de una manera magnífica, y encima reformado muy nuevecito todo. Es de verdad, una sensación que me encanta. Porque te hacen sentirte bien, el saber que están atentos de ti, que te ayudan con todo, que resuelven tus problemas en un tiempo récord… que te hacen sentirte como en casa. Y como ya os digo, estoy muy acostumbrad a viajar y esto se agradece mucho, un trato tan excepcional como el de las personas que trabajan en este hotel y un hotel tan cómodo, te hace sentir bien y con ganas de volver.

Hay mucha gente que le cuesta mucho el tema de viajar y estar lejos de su casa, o de su familia, de sus amigos… porque por temas de trabajo así tenga que ser. Por eso digo que es muy importante saber elegir un buen hotel, y no solo por la cantidad de estrellas que tenga ( que también ayuda por su puesto, a ver la categoría que está considerado ese hotel), si no por el trato con el que te reciben y te dan durante toda la instancia hasta el último minuto. Yo tengo la suerte ( depende de cómo lo mires porque hay mucha, pero mucha gente que me dice que vaya agobio) de viajar con mi pareja, no me da tiempo a echarle de menos porque estoy con él casi todo el día, pero hay gente que deja a sus seres queridos en su casa, que no se los puede llevar, y pienso que hay que hacerles sentirse como en casa, cómodos, y acortando esa distancia sentimental lo máximo posible.