Identificación por radiofrecuencia, la mejor seguridad para tus productos

Autor   

Identificación por radiofrecuencia, la mejor seguridad para tus productos

El transporte de mercancías puede acarrear muchos y graves problemas a una empresa. Una de las mayores preocupaciones de los dirigentes de las compañías es qué pasa con los productos que se han fabricado bajo su mandato cuando salen por la puerta y se almacenan en camiones, rumbo a un nuevo destino. Y es que no es extraño que en estos camiones se extravíen productos o que no lleguen a su punto de destino a la hora y la fecha indicadas.

Durante mucho tiempo se han buscado todo tipo de soluciones para paliar un problema de este calado. Por suerte, la tecnología ha avanzado de manera considerable en los últimos años y ha permitido encontrar una solución de entidad para terminar con casos como los que comentaba en el párrafo anterior. Y eso para las empresas es un verdadero alivio.

Joan es un empresario catalán que hace unos años llegó a mi pueblo al comprar una de sus antiquísimas fábricas de puertas. En apenas unos meses, se ganó la confianza de todos los trabajadores y empezó a generar una buena cantidad de beneficios gracias al aumento de la producción y de las ventas. Como consecuencia, de la fábrica salían cada día camiones cargados con este producto y que tenían como destino algunas de las grandes y principales ciudades de España.

A pesar del éxito del negocio, Joan estaba preocupado. En algunas ocasiones, podía entrever que algo raro sucedía y que quizá alguien le estuviera haciendo una jugada poco ética. Al parecer, alguno de los palés en los que enviaba el género se extraviaba por el camino. No sabía cómo era eso posible pero la realidad era que el comprador rara vez recibía el pedido completo. Esto implicaba tener que enviar otro camión adrede al punto de destino. O lo que es lo mismo, un gasto mayor y una imagen peor. Había que vigilar estos detalles.

El mandatario estaba preocupado. Quería paliar deficiencias como esa y por ello comenzó a buscar una manera para conseguirlo. Se rodeó de un buen par de asesores y éstos fueron quienes le recomendaron el uso de la tecnología para evitar fallos y “jugadas” como las que venían ocurriendo. En concreto, Joan se interesó por un sistema llamado RFID (Radio Frequency Identification, un sistema de identificación por radiofrecuencia) para controlar los movimientos de sus productos. Para ello, la confianza en una empresa como Rielec era de una obligatoriedad absoluta.

Una forma de ganar en seguridad y tranquilidad

El sistema RFID está basado en la colocación de etiquetas a productos u objetos para conocer de primera mano en qué localización se encuentran en un momento determinado. Joan vio en ésta la solución perfecta para los problemas que habían surgido en su negocio y decidió que era el momento de adquirir sistemas como estos para comprender qué estaba pasando.

El jefe quedó encantado con el servicio que estos pequeños aparatos le proporcionaron. Además de no ser tan caros como en un principio pensaba, le terminaron dando algunas pistas que resultaron fundamentales para esclarecer el asunto. Parte del primer pedido en cuyos productos instaló el sistema, palés cargados con puertas blindadas para con destino a la ciudad de Zaragoza, se desviaron poco antes de llegar a la ciudad.

Inmediatamente, llamó al gabinete jurídico de la empresa y a la policía. Efectivamente, en cuanto las fuerzas del orden se pusieron en contacto con sus homólogos en la capital maña, se destapó una red de personas encargadas del robo y la posterior venta en el mercado negro de todo tipo de productos, incluyendo las puertas que la fábrica se encargaba de elaborar.

Gracias a sistemas como los que Rielec proporciona, han podido evitarse en gran medida el número de robos que se asemejan a los descritos. Confiar en la tecnología se ha erigido como una de las bazas más elementales para que se haga justicia. Se trata, sin duda, de la mejor apuesta que pueden hacer los empresarios en materia de seguridad y tranquilidad. Ellos, desde luego, ya saben en qué entidad confiar para ello.