Ideas para abrir tu propio negocio por Internet

Autor   

Ideas para abrir tu propio negocio por Internet

¿Quieres ser tu propio jefe? ¿Te han despedido y no encuentras trabajo? ¿Te gustaría ser emprendedor y hacer algo que realmente te llene? Puedes que gracias a la red de redes tengas la solución al alcance de tu mano. Internet es una fuente de posibilidades a la hora de montar tu propio negocio y desde este artículo para a darte algunas ideas con las que establecerte por tu cuenta.

– Si tienes una afición que practicas en casa como la pintura o incluso algo más avanzado y profesional como puede ser el bricolaje, Internet es tu escaparate ideal. Muchas empresas como Sillas J. Valls muestran ya sus catálogos en la red. Tú puedes hacer lo mismo pero en la medida de tus posibilidades, y quién sabe, quizás tus creaciones triunfen y puedas algún día montar tu propia tienda física o vender online a todo el mundo.

– Compra dominios cuyos nombres te parezcan interesantes y todavía no estén registrados. De esta forma, aquellos que después quieran identificarse con ellos tendrán que pagarte a ti una cantidad mayor.

– Además de tus productos, ofrece también por Internet tus servicios. Por ejemplo, muchas clínicas de estética pequeñas están teniendo que cerrar porque sus dueños no son capaces de soportar todos los gastos, desde el alquiler hasta la luz pasando por el precio de los productos que usan para hacer ceras o limpiezas de cutis. Si eres un profesional de este tipo, nadie que obliga a que te quedes parado, puedes comprarte una pequeña camilla portátil y trabajar en la casa en los clientes que te contacten a través de la red.

– Otros profesionales liberales como los psicólogos han encontrado en la red un buen lugar para escuchar a sus pacientes y darles soluciones y terapia. ¿Qué diferencia hay entre tumbarte en el diván de una consulta o en el sofá de tu casa mientras alguien lo puede estar escuchando todo a través de una cámara web o del micrófono del ordenador? Incluso chateando pueden llevar a cabo su trabajo.

– Busca en Internet negocios en los que invertir y donde no tengas que hacer nada más que aportar dinero. Si, por ejemplo, estás en paro, tendrás un pelín más de tiempo para navegar por la red y buscar propuestas fiables y que parezcan seguras. Con la prestación por desempleo podrás hacer pequeñas inversiones o incluso capitalizar toda la ayuda para que tu inversión sea mayor.

– La bolsa es otra de las grandes opciones para hacer dinero sin salir de casa. Eso sí, has de ser un experto en el tema o no arriesgar en demasía para que al final te acabe saliendo el tiro por la culata.

– Fórmate como community manager, una de las profesionales con más salidas de la actualidad gracias al impulso que las tecnologías y las redes sociales están dando a muchas empresas, y ofrece tus servicios a compañías pequeñas de tu barrio. No tienes por qué trabajar para un gran empresa que te pague un gran salario, quizás tengas más éxito haciéndote con varias cuentas de pymes de tu entorno donde ya te conozcan y confíen en tu saber hacer.

– Da clases de conversación de tu idioma materno a través de Internet. Se trata de una gran forma de hacer dinero si no controlas de otros aspectos de la lengua como la gramática. Aunque si dominas todos, mucho mejor y más completo será tu servicio para poder pedir algo más de dinero por las lecciones. Si quieres incrementar tus alumnos y ganar un pelín más, búscalos en países donde por la diferencia horario a ellos les resulte más complicado tener conversaciones por la web cam del ordenador durante sus horas de estudio. Por ejemplo, Asia sería una gran opción y el mercado de personas que allí encontrarás es muy amplio.

– Compra y vende a través de Internet productos que adquieras más baratos en otros países o incluso que te resulten más económicos adquiriéndolos al por mayor.

– Crea un blog sobre aquello que te gusta o en lo que eres un experto. Si por ejemplo te interesa el mundo editorial, puedes hablar de libros y de las novedades que encuentres en las tiendas, así como acreditarte a presentaciones para hacer entrevistas a los autores. Si tu página es seguida por mucha gente, no te costará encontrar anunciantes que quieran dar a conocer sus novedades editoriales en tu blog y que te paguen por ello. Incluso podrás llevarte algún que otro ejemplar como obsequio con el que quieran hacerte un poco la pelota para que hables bien de sus textos.

– Conviértete en profesor de tus aficiones y anúnciate a través de la red. ¿Qué te gusta la jardinería? Pues invita a tu casa a personas que quieran aprender y enséñales, por ejemplo, a podar por un módico precio. Cuantos más alumnos tengas de una tacada, más dinero ganarás.

– Busca anunciantes en la red cuyo perfil sean universitarios, especialmente. Capta su atención y reúne unos cuantos que quieran pagar por ver sus logos en las carpetas de papel o cartón que suelen dar en las copisterías para envolver tus trabajos y que no se estropeen. Cuando tengas un número suficiente como para cubrir toda la hoja, contacta con una imprenta para que te haga varias carpetas con los logos de las empresas anunciantes y repártelas después por los servicios de reprografías, donde quedarán muy agradecidos con tu obsequio y donde se encargarán de repartirlas entre los universitarios que vayan a recoger sus fotocopias y que después verán la publicidad por la que han pagado tus anunciantes.

– Dedícate a la formación online. Algunas plataformas ofrecen diferentes cursos a través de la red con su diploma posterior. Si eres especialista en algún ámbito, puedes ofertarles tu curso para que lo incorporen a su catálogo. Normalmente, el pago es a comisión por los alumnos que se generen.

– Ofrece tu tiempo a la libre a las empresas de posicionamiento online para redactar contenidos acerca de las páginas web que deseen colocar en lo alto de los buscadores de Internet. Puedes redactar opciones acerca de tu experiencia en esos restaurantes, cines, hoteles, etc. que encima te reportarán una pequeña cantidad de dinero.

– Monta tu propia televisión en Internet a través de youtube con tu cámara. Si consigues darte a conocer, quizás deseen ficharte de alguna empresa de comunicaciones.

– Piensa en algunos motivos para crear aplicaciones móviles de juegos o simplemente que sean de utilidad para los usuarios y sugiérelas a empresas tecnológicas que te paguen por desarrollar tus ideas.

– Crea una red social especializada en algún sector donde todavía no exista y marca así la diferencia. Si tienes éxito, puedes lograr ingresos vendiéndola a otra compañía mayor, obteniendo publicidad e incluso cobrando a los usuarios por su uso.

– Crea un medio digital que se dirija a un público pequeño y muy cerrado donde puedas atraer anunciantes. Un ejemplo de esto sería una web sobre noticias de tu universidad o incluso de tu pequeña ciudad o pueblo. El perfil de los visitantes sería muy concreto y los anunciantes te lloverían, ya que no tiene sentido que un bar de tu ciudad se publicite en un caro periódico nacional o en una radio autonómica. La mayor parte de sus clientes vendrán de la zona en concreto para la que tú escribirás información y a ti también te leerán este tipo de habitantes y raramente llegarás a los de otros lugares, a los que nos les interesará saber qué ha ocurrido en tu pueblo.

– Conviértete en escritor y vende tu libro en formato digital a través de las diferentes plataformas de Internet.

– Haz paquetes de regalos que les lleve tiempo para reunirnos a otras personas y véndelos por Internet. Por ejemplo, a todos nos gustaría regalar una hermosa canastilla por el nacimiento de un niño que contenga pañales, ropa, peluches, biberones y más cosas, pero es un incordio tener que perder el tiempo en ir a un montón de tiendas para reunir todos estos artículos. Con un poco de visión de negocio, puedes más allá y cobrar también por entregarlas a los agasajados en lugar de a quienes van a comprarte el obsequio.