Consejos para un buen proceso de selección

Autor   

Consejos para un buen proceso de selección

La gran riqueza de las empresas y el gran valor con respecto a su competencia empieza por la plantilla de trabajadores que la conforma. Para ello basta con tener una buena y correcta selección de personal cualificado. Y es que de esto va a depender el buen funcionamiento de la compañía, además del grado de competitividad en el mercado y la capacidad de ofrecer un valor adicional que marque la diferencia. Para formar un equipo eficiente no basta con seleccionar a los mejores profesionales. Uno de los aspectos más importantes es comprobar que estos profesionales van a ser capaces de integrarse, de manera perfecta con el resto del equipo.

Pero si no se cuenta con un departamento de Recursos Humanos que se encargue de la selección de personal puede ser complicado dar con los empleados adecuados. Por eso, en este artículo te vamos a contar los pasos que debes seguir para tener un buen proceso de selección de personal y algunos consejos que te ayudarán a contratar a la persona adecuada para tu compañía.

  • Valorar las necesidades de la empresa

Si bien te puede resultar evidente, es sin duda el primer paso y el más importante para seleccionar al mejor candidato. La empresa debe tener claro la necesidad de personal y no solo a nivel funcional sino a nivel personal también.

“Es fundamental para cualquier puesto que la empresa tenga claras sus necesidades. Es decir, que tenga claro cuál es el perfil ideal de la persona que necesitan, cuál es el salario aproximado y cuáles son los requisitos imprescindibles y cuáles los deseados”, explican desde HiJob, empresa consultora de recursos humanos en Madrid Sur.

Muchas veces se pueden dar casos en los que la empresa no tiene bien definidos ni los recursos ni los procesos de trabajo. Como consecuencia de ello, a medida que el proceso de selección va avanzando, el perfil solicitado, también cambia y se va ajustando a otras necesidades. Estas pequeñas alteraciones con respecto a la oferta de empleo inicial pueden alargar la búsqueda de candidatos más tiempo del pensado.

  • Contar con soporte especializado

Una vez definida la oferta de empleo, es importante contar con ayuda de un soporte especializado, como lo podrían ser las empresas o aplicaciones que se encargar de publicar ofertas de empleo diariamente. Esto te ayudará a llegar a un mayor número de personas en un menor tiempo. Esto te permitirá ahorrar tiempo y gestiones administrativas propias.

Los potenciales candidatos rellenan sus perfiles con todos sus datos tanto académicos como de carácter profesional y son estas aplicaciones informatizadas las que se encargan de crear unos filtros los cuales se van añadiendo a la hora de la criba de personal.

  • Mostrar transparencias en la entrevista

Una vez cuentes con una serie de candidatos listos para su primera entrevista, es súper importante dedicarles el suficiente tiempo y atención posible a cada uno. También hay que tener en cuenta que pueden tratarse de cantidades que estén parados o que estén desempeñando alguna actividad laboral en el momento, pero en cualquier caso, están ahí haciendo un esfuerzo para realizar la entrevista. Se trata de un momento importante en sus vidas, en el que depositan confianza e ilusión, para el que posiblemente se hayan estado preparando psicológicamente, se han desplazado y en definitiva, están dedicando el 100% de su atención.

Por la parte que te toca, como empresa, debes proporcionarles toda la información posible sobre el puesto de trabajo al que han postulado. Cuanto más transparentes y sinceros seas con los candidatos, más se abrirán contigo. La esencia de una buena entrevista de trabajo comienza teniendo un buen diálogo y una relación que entable confianza por ambas partes, en la que tanto la empresa como el candidato han de conocerse de forma transparente.

  • Investigar las referencias

La calidad y rapidez ni tienen porque ser incompatibles, ya que puede ser aspectos que deben ir de la mano. Por ello es vital que los empleados sepan sobrellevar y controlar el nivel de estrés, la presión a la que se les somete y su tiempo.

El candidato ideal debe saber diferenciar entre los tiempos de realización de los trabajos y la importancia entre ellos. Las tareas urgentes son tareas que requieren una atención inmediata, mientras que las tareas importantes, puede resolverte a corto o incluso a largo plazo, según de lo que se trate.

  • Seleccionar al mejor candidato

Para terminar, el paso clave después de todo el proceso, es que debes decidirte por uno de los candidatos para que se incorpore al seno de la organización. Lo mejor para tomar la decisión es tener en cuenta el nivel de adecuación del candidato a la cultural empresarial.

Por lo general, los procesos de selección pueden durar algunas semanas, incluso hay casos que incluso meses. Las condiciones de la oferta pueden variar pero si después de estos consejos, el interés sigue en pie, la persona indicada se encuentra frente a ti.

Es importante no crear situaciones en las que el candidato se sienta inferior pues no dará buena imagen de la empresa.