Prevención y formación, dos los elementos clave para evitar accidentes

Autor   

Prevención y formación, dos los elementos clave para evitar accidentes

Quizá el título que os hemos propuesto sea uno de los más evidentes que podríamos escoger, sin embargo, nunca está de más recordarlo, dado que, a pesar de todo, se siguen produciendo accidentes. Unos siniestros en los que, por suerte, el número de heridos graves y el de fallecidos se ha ido disminuyendo de forma progresiva con el paso de los años. Unas cifras, las cuales, si son buenas es por la acción de los diferentes organismos públicos y empresas privadas que trabajan en la formación y en la prevención de los empleados y de los empleadores. Además, una ley clara que marca cada uno de los supuestos, así como también aprovecha para definir quienes son los responsables en cada caso, hace que poco a poco y, en algunos casos, a base de multas, la gente se vaya concienciando de los peligros de no actuar acorde a las normas establecidas. Es por ello por lo que le queremos dedicar este post a la prevención y a la formación, dos de los elementos clave para evitar accidentes, ya sean laborales o no.

La presencia de España en la Unión Europea hace que las normativas de nuestro país se haya de armonizar con la política comunitaria y la prevención de riesgos no iba a ser menos. De hecho, desde el organismo internacional se está cada más preocupado por el estudio y tratamiento de la prevención de los riesgos derivados del desempeño del trabajo. Una prueba de ello fue la modificación, en su día, del Tratado constitutivo de la Comunidad Económica Europea por la llamada Acta Única. Entre otras acciones que se han ido realizando con el paso del tiempo, como la promoción de nuevas formas de trabajo más seguras, también se ha creado un acervo jurídico europeo sobre protección de la salud de los trabajadores en sus puestos de trabajo. Además, dentro de las directivas que se han creado para tal fin, la más importante fue la 89/391/CEE, en la que se hablaba de medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud de los trabajadores en el trabajo.

La directiva que os hemos mencionado hizo que España tuviese que adaptarse en su día a este marco legal, al mismo tiempo que incorporó otras directivas, en concreto la 92/85/CEE, 94/33/CEE y 91/383/CEE, las cuales son relativas a la protección de la maternidad y de los jóvenes y al tratamiento de las relaciones de trabajo temporales, de duración determinada y en empresas de trabajo temporal. Unas adaptaciones que dieron lugar a la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales por la cual se regulan todos los supuestos de seguridad y prevención, así como sus responsables, tal y como os hemos adelantado.

En los años en los que el boom de la construcción fue una realidad, la siniestralidad laboral aumentó en gran medida ya que priorizaba más el tiempo en el que se acababa la obra, para poder comenzar la siguiente, que la seguridad y los elementos de prevención. Sin embargo, por suerte, estos años de recesión sirvieron para que los empleos se profesionalizaran algo más y con ello, se inculcara entre los trabajadores una concienciación más respetuosa, entre otros factores, consigo mismos. Fue una época en la que la formación resultó ser clave para dar a conocer a los trabajadores de las ventajas de llevar a cabo las acciones bien hechas y es que, en obras de gran tamaño, como por ejemplo un edificio, de poco vale tardar dos días más o menos si perdemos una vida. Es mejor ir un poco más despacio, pero con la garantía de seguir todas las normas de seguridad que nos garanticen una jornada laboral tranquila, en la que, en caso de sufrir un accidente, cosa que nos puede pasar a cualquiera, las consecuencias de este sean mínimas.

Las empresas especializadas en formación y valoración, piezas importantes

Para que la estadística siga siendo positiva cada año y tengamos que lamentar un número cada vez menor de heridos, la acción de empresas de prevención, formación y valoración de riesgos laborales es muy importante. O-Sheq es una de estas empresas que engloban todas estas funciones, es por ello por lo que mediante la contratación de sus servicios tendremos la garantía de contar con una completa solución para nuestra empresa en lo que a materia de seguridad se refiere. Un hecho que nos permite contar con un plan de prevención de riesgos laborales propio de nuestra compañía en el que se reflejen todos y cada uno de los supuestos particulares del negocio, por lo que su efectividad, siempre que se cumpla, será muy grande.