Únicamente el 48% de las pymes tiene página web

Autor   

Únicamente el 48% de las pymes tiene página web

El hecho de que solo el 48% de las pymes dispone de una página web parece sorprender. Aunque se están dando importantes avances y en general se sabe que contar con presencia en la red de redes y los beneficios de tener una página web que se haya optimizado y trabajo debidamente parece algo necesario para cualquier clase de empresa.

Al igual que los negocios de carácter físico tienen un espacio en el que pueden llegar los consumidores y usuarios para poder comprar o disfrutar de sus servicios, la página web es un gran escaparate con el que puede contar una compañía, por reducida que sea en Internet.

Se busca que el usuario deje de tener miedo a disponer de su propia página web

Algunas iniciativas como la de EmpoweredByGoDaddy, lo que hace es buscar que las pymes pierdan el medio a contar con su propia página web. Gracias a Internet, cualquier pyme puede terminar por llevar sus servicios o productos a la zona del mundo que desee con el mero hecho de tener una página web que se haya optimizado, lo que le permitirá ir atrayendo clientes nuevos e incluso fidelizar a los que ya existían.

Puede que nos parezca algo evidente, pero estudios como el que hizo GoDaddy dicen que solo el 48% de las pequeñas y medianas empresas que encuestaron declararon contar con una página web disponible para su negocio.

Parece mentira que esto pueda suceder en pleno 2020, pero lo cierto es que así sucede. Aunque las empresas tienen que estar situadas donde los clientes o potenciales clientes puedan encontrarles, parece que una parte considerable de las mismas no ha terminado de entenderlo.

Hay que considerar que más de ¾ partes de la población ya es internauta y un 98% de los consumidores piensan que disponer de una web es de gran importancia. Existen multitud de pequeñas empresas que lo que hacen es vivir de espaldas a la red de redes, lo que hace que se pierda una oportunidad importante de que crezca el negocio y que se venda mucho más.

Los usuarios ven a las empresas que tienen web como algo en lo que poder confiar y que les da una sensación de mayor claridad y transparencia, por no decir que estar en la red es ya importante para vender en las tiendas de carácter físico.

Existen muchos consumidores que lo que hacen ya es, antes de acudir a una tienda es mirar en la red de redes y así poder llevarse una impresión del servicio del que van a poder disfrutar. Los estudios realizados dicen que el 25% de los consumidores creen que no adquirirían un producto o servicio en una tienda física de no encontrar la web del negocio en cuestión.

Uno de los mayores retos existentes para las empresas de pequeño tamaño es poder tener, como aseguran desde dcm-web una página web de verdadera calidad, con la que poder dar el servicio adecuado y que esté claramente enfocada a la captación de clientes nuevos y a que se mantengan los ya existentes. Muchas veces precisan a personas que les puedan acompañar en este proceso y que se encarguen de todo para que ellos se puedan dedicar a lo que realmente conocen, su propio negocio.

Las empresas ya tienen que enfrentarse a una clientela que cada vez va siendo más digital y que muchas veces compra online por la comodidad, el precio y ahorro de tiempo que ello supone. Por este motivo empresas del sector como GoDaddy idearon la iniciativa #EmpowerByGoDaddy, de tal forma que la pequeña y mediana empresa perdiera el miedo a realizar su web, de tal forma que puedan constatar que es fácil hacerlo con una buena herramienta y que sepan lo necesario que es para cualquier negocio en pleno siglo XXI.

Hay que ser conscientes de que la utilización de Internet en el mundo del comercio no fue paralela al principio de su existencia para el público normal. Se hizo necesario un periodo de adaptación, tanto a nivel técnico como social, y en estos últimos años ya podemos ver como incluso gente de 60/70 años se ha ido incorporando al mundo digital sin tantos problemas, pues vemos también como se ha hecho un esfuerzo importante por facilitar la tarea para que todo el mundo pueda disfrutar de los beneficios que supone aprovechar estas tecnologías nuevas.

No hay vuelta atrás y esto deben conocerlo todos los negocios, pues intentar obviar o saltarse Internet puede suponer cerrar el negocio o renunciar a cuantiosos beneficios que no merece la pena perderlos.