May the t-shirt be with you!

Autor   

May the t-shirt be with you!

“Murray Christmas to You!”, reza un diseño del actor en verde sobre fondo rojo nada más entrar en la web de Fanisetas. El próximo 4 de diciembre la plataforma online de contenidos Netflix comenzará la celebración de las fiestas navideñas con la emisión de A Very Murray Christmas, un especial en el que Bill Murray será el protagonista. El programa estará protagonizado por el actor, que aparecerá junto a figuras como George Clooney, Amy Poehler, Miley Cirus, Jason Schwartzman o Michael Cera, entre otros, y que dirigirá la reputada Sofia Coppola, autora de obras como Las vírgenes suicidas (Estados Unidos, 1999), su laureada ópera prima, o la más reciente The Bling Ring (Estados Unidos, 2013). De forma intencionada o no, este portal de venta online de camisetas se subirá al carro y homenajeará a la navidad de la mano del reconocible y cómico rostro del actor norteamericano.

En los últimos años, el negocio de las camisetas originales ha reportado numerosos éxitos, tanto en el diseño como en el propio resultado económico. Lo que hace unos años era un espacio reservado a los más frikis (entiéndase el término sin ningún sentido peyorativo, ¿quién no lo es hoy en día?), en los tiempos que corren se ha convertido en una especie de norma de la moda más silenciosa, la cotidiana, la de todos los días, que no desfila en pasarelas. ¿Quién no tiene alguna camiseta en la que muestre sus filias, ya sean cinéfilas, seriéfilas o de cualquier tipo que se nos ocurra?

La camiseta se ha convertido, en cierto modo, en una forma de significación. A través de sus diseños nos mostramos un poco al mundo. Cómo somos, qué nos interesa, cuáles son nuestros gustos en cuanto a cine, series, literatura, deporte. Cualquier filiación que se nos pueda venir a la cabeza seguro que tiene su diseño en alguna camiseta. Y, si no, lo podremos crear, ya que otro de los puntos clave del éxito de este negocio es la posibilidad que se ofrece al cliente de personalización y creación propia de sus diseños. Numerosas plataformas se han comenzado a dedicar a este sector tan en auge. No sorprende, por tanto, el éxito de establecimientos como Friking, Pampling o la citada Fanisetas, que venden sus diseños propios y que acumulan en sus catálogos un número incontable de temáticas, variedades y diseños diferentes. Tampoco nos asombra que otras plataformas más dedicadas a la creación y posterior comercio se hayan instaurado como un referente en el terreno de esa moda friki.

Es el caso de la plataforma Camaloon, que permite a revistas, magazines o simples usuarios con ganas de trastear el diseño, crear sus propias prendas para, posteriormente, ponerlas a la venta. Además, muchos diseñadores o incluso críticos de cine y televisión han lanzado su línea de camisetas. De esta forma, no es raro que en la calle se empiecen a ver camisetas cada vez más exclusivas y únicas. En años anteriores, el mercado era muy escaso y para poder comprar una camiseta de este tipo tenías que acudir a unas tiendas en concreto o a grandes superficies más destinadas al ámbito cultural, que, generalmente, comerciaban sus propios diseños. Esa reducción implicaba que, al final, el mercado se plegaba mucho y era muy fácil encontrarse con las mismas camisetas entre los amantes de ellas. En la actualidad, en cambio, la multiplicidad de diseñadores provoca un aumento sin precedentes en la cantidad y diversidad de los modelos.

Por otra parte, el negocio de las camisetas oscila entre valores  según la actualidad. Por ejemplo, el próximo repunte, sin duda, será el de Star Wars: El despertar de la fuerza. El estreno de la séptima película de la saga, primera de la tercera trilogía, el próximo 18 de diciembre, implicará un notable aumento de las ventas de merchandising sobre la película. Si no lo ha hecho ya. Este crecimiento en las ventas, evidentemente, incide en el negocio de las camisetas. No es casualidad que casi todas las plataformas de venta de camisetas de películas hayan colocado ya en lugares preferentes sus modelos sobre la saga. Es la ley del mercado. La actualidad también manda aquí y seguirá haciéndolo. Ya sabéis, lectores, ¡que las camisetas os acompañen!