El vino casero está de moda

Autor   

El vino casero está de moda

Actualmente el vino está de moda y no solo queremos hablar del gran crecimiento que ha ido produciéndose en el vino español de calidad o de esos caldos que podemos ver que son parte de las variadas denominaciones de origen en España.

Queremos hablar de la subida que se ha producido por parte de aficionados a realizar vino casero de uva. Cada vez podemos ver cómo se ha aprendido a elaborar vino en casa y ahora solo precisan de buenos consejos para el equipamiento de la viña y bodega, así como para mejorar la cantidad y calidad del propio vino.

¿Cómo se elabora el vino casero?

Antes de que comencemos a producir vino casero, hay que solucionar algunas dudas, preguntas de esas que todos los aficionados o interesados en el vino, pero que no se dedican profesionalmente a la producción de este producto.

La primera duda que se suele tener es sobre la forma en la que podemos elaborar el vino casero con los medios que uno tiene. La respuesta es fácil, sí que puedes y consumir una bebida de tipo ecológico que producirás y embotellarás en casa no tienes riesgo para la salud ni para ti ni para tus familiares.

Otra duda que suele aparecer es qué ingredientes debe tener el vino casero de calidad, los especialistas en enología normalmente suelen recomendar usar uva de la mejor calidad posible, pero si se quiere contar con un mejor vino casero, vas a poder añadir una serie de nutrientes y levaduras en la fase de fermentación.

¿Cuál es el procedimiento para elaborar el vino?

Vamos con ello:

Elección de la mejor uva posible

Debemos pensar que la calidad de la uva es importante para tener la garantía de que el tiempo e inversión monetaria que hagamos en nuestro vino casero tendrá el aroma y sabor que buscamos.

En caso de que tengas mucho espacio y las mejores condiciones es recomendable calcular los litros de vino que vas a querer producir y embotellar para que no te quedes ni corto ni largo a la hora de comprar uva. Igualmente te será útil para no pasarte en la compra de máquinas o herramientas para tu bodega o jardín.

Las uvas tintas suelen dar un rendimiento mejor que las blancas. En caso de que no quieras invertir mucho, puedes optar por uvas de menor calidad, donde por ejemplo destaca el tipo llamado “Tempranillo”.

Si se quiere dar mayor cuerpo al vino tonto, solo tienes que fermentar el mosto con las semillas y los hollejos de la uva.

La plantación y cuidado de las viñas no demanda mucha inversión en maquinaria y herramientas, por lo que solo vas a precisar de equipos básicos. En este sentido puede valer con equipamiento de calidad, algo que puede encontrarse en empresas como Boada Tecnología, que se dedican a fabricar maquinaria no solo para este sector, también para otros y llevan una década de experiencia. Necesitarás una máquina despalilladora de uva, depósitos siempre lleno, una prensa para vino, etc.

Moler la uva

Si te gusta hacer las cosas del modo tradicional, siempre vas a poder pisar la uva, aunque ahora hay mucha maquinaria que te va a ayudar a que puedas estrujar o moler las uvas que precises para poder hacer tu vino tinto o blanco.

Triturar uva

La extracción del zumo de uva para poder obtener ese mosto que terminará convirtiéndose en vino es bastante más importante de lo que parece si atendemos a la calidad de la cosecha. En caso de que vayas a producir pocos litros de vino, puedes optar por molinos más económicos. Siempre hay que adaptarse a nuestras posibilidades.

Si se quiere asegurar el contar con una buena calidad de tu vino casero, antes de que se muela la uva lo mejor es desgranar la fruta, para ello puedes adquirir una desgranadora manual, eso sí, de calidad, así te durará más años.

Fermentación y almacenamiento

El último paso si queremos hacer un buen vino es dejar que el tiempo vaya actuando sobre el mosto. Para ello un buen barril y a la temperatura adecuada, tendrá una fermentación que no va a durar más de 3 o 4 días.

En cuanto se clarifique y filtre el vino, se puede pasar a un bidón con grifo y ya podrás invitar a tus amistades. Suena bien ¿no?