Las humedades pueden ser un factor de riesgo en las empresas

Autor   

Las humedades pueden ser un factor de riesgo en las empresas

La materia de riesgos laborales cada vez es más importante en las empresas, aunque esto no quiere decir que no lo haya sido anteriormente. Pero lo cierto es que ha habido bastantes avances en esta materia desde que empezamos a preocuparnos por la seguridad de los trabajadores en el centro de trabajo.

Uno de los aspectos que más preocupa a los trabajadores en invierno es el frío, porque en algunas oficinas parece que se esté trabajando en Siberia, pues no siempre se consigue calentar los espacios de trabajo adecuadamente. Y esto sobre todo pasa cuando la oficina se queda un fin de semana vacía, pues adaptar la temperatura en algunos edificios antiguos puede ser complicado.

Pero una de las amenazas que de verdad preocupan por su importancia en la salud son las temidas humedades, que aparecen sobre todo en los meses de invierno debido a las lluvias y a las nevadas que se producen de manera habitual, no dejando que achicar el agua de los tejados y creando estas bolsas de agua en techos y paredes. También pueden aparecer cuando la oficina está en un bloque de edificios junto con otras viviendas que pueden generar fugas de agua.

En cualquier caso, en el artículo de hoy vamos a ver la importancia de las humedades en las oficinas, ya que no se les da la suficiente importancia y pueden ser una causa de infecciones. Al fin y al cabo, un ambiente de trabajo seguro es más productivo debido a que los trabajadores no enferman, y esto es bueno tanto para la empresa como para el trabajador.

Por qué las humedades son tan peligrosas

Un tercio de las horas del día lo pasamos en nuestro puesto de trabajo. Oficinas, locales y naves son los espacios más habituales donde la mayor parte de los españoles desarrollan su tarea profesional. Entornos que han de reunir las condiciones ambientales y estructurales adecuadas para garantizar la salud y bienestar de los empleados.

Si tenemos en cuenta factores como el Mapa de la humedad relativa de España, en el que más de la mitad de los españoles viven en zonas por encima de un 65% de humedad ambiental, contraproducente para la salud, unido a que por el tipo de materiales de construcción que se emplean hoy en día va en aumento la humedad en las edificaciones, uno de los riesgos a evitar por los empleados para no ausentarse del trabajo es sin duda alguna la humedad.

Según los últimos datos de las Mutuas de Trabajo, las patologías asociadas a las vías respiratorias y óseas son de las más frecuentes. Para evitar este tipo de situaciones, las empresas tienen la obligación de atender la salud y bienestar de sus empleados en el puesto de trabajo, y conocer cuáles son las causas que derivan en ausencias y bajas médicas, impidiendo al trabajador cumplir con sus obligaciones laborales. El lugar de trabajo, debe reunir unas condiciones óptimas de salubridad, por tanto, para evitar el absentismo como consecuencia de la humedad en el puesto de trabajo, es recomendable que las empresas inviertan en la erradicación definitiva de la humedad.

Cuando se produce esta situación, aunque no seamos conscientes de ello, estamos rodeados de ácaros, hongos y bacterias producidas por el exceso de humedad ambiental, y minusvaloramos las posibles consecuencias que pueden ejercer sobre nuestra salud. Los valores de humedad saludables varían entre el 40% y el 60%, y es considerado perjudicial a partir del 65% por los microorganismos que pueden reproducirse en las superficies.

Trabajar expuestos a la humedad aumenta el riesgo de contraer enfermedades respiratorias como alergias y asma (un nivel de humedad del 70% o superior aumenta la posibilidad de contraer infecciones virales y bacterianas), agrava las óseas (especialmente el dolor causado por el reuma, artrosis y artritis), y puede producir graves alergias o patologías dermatológicas (como la dermatitis atópica o erupciones cutáneas).

Por tanto, cuando en la empresa veamos una humedad, lo más adecuado es llamar a expertos en humedades. En Alicante y Murcia hay un grupo de expertos que trabajan para Planit, capaces de resolver graves problemas de humedades gracias a su amplia experiencia y conocimiento de las humedades por condensación, filtración y capilaridad.